La fórmula del éxito


¿Qué hay al final del túnel? Posibilidades, muchas posibilidades. Cuando se termina un libro, mientras se trabaja en el pulido de detalles, vas pensando poco a poco en cómo vas a hacer, para llamar la atención de los lectores para que se vuelquen a él.

Yo tengo muchas ideas (basadas en el autoaprendizaje y en el sentido común) y las sumo con mis humildes habilidades de diseño gráfico, para realizar una interesante campaña de captación de aficionados a la lectura.

Como escritor independiente, es mucho el trabajo que tengo que hacer para que esto se logre de una forma satisfactoria, y el éxito se reduce a la expresión: Ex = (Es + Ca) * Co. En otras palabras, el éxito es directamente proporcional al esfuerzo aplicado en su difusión más la calidad del trabajo multiplicado por el conocimiento que se tenga en el uso de todas las herramientas de marketing y autopromoción (Google, Facebook, Twitter, blogs,…). Hay muchas variables más a considerar, pero dejémoslo así de simple, dado que consolida mucho de los factores necesarios para triunfar sobre el anonimato.

Es un trabajo duro que requiere mucho tiempo, que no siempre estamos dispuestos a ceder o que no podemos invertir. Pero hay que tener en cuenta un pequeño punto, salvo que conozcas a un agente/editor que confíe en tu libro y te ofrezca un contrato de publicación, vas a tener que trabajar bien duro y eso requiere una gran inversión de tiempo (cuyo valor lo podemos encontrar en la variable esfuerzo de nuestra fórmula).

Si viniste buscando un atajo hacia la publicación, me temo que no te lo puedo dar. Yo mismo estoy transitando el largo camino de la publicación formal y no tengo respuestas fáciles, palabras mágicas o trucos para alcanzar esta tan preciada meta. Simplemente, te ofrezco lo que he podido ver en muchos escritores independientes que al final terminaron esta carrera, para empezar otra nueva: una fórmula en la que se requiere sólo un único ingrediente que dosificado en las distintas variables, podrá obtener su resultado esperado. .

Yo siempre digo lo mismo a todo el mundo: nosotros somos responsables de nuestra vida. Las cartas que nos tocaron para jugar, serán mejores o peores, pero nosotros somos quienes tenemos la palabra final. Podemos tomarnos en serio nuestro sueño de publicar o simplemente reconocerlo como una afición. Sólo un aviso, él éxito no va a llamar a tu puerta. Es todo lo contrario, tú llamarás a la suya. Depende de cuán fuerte toques, para que decida abrirla.

El mundo de la escritura es mágico. Te ofrece la oportunidad de crear, soñar, amar, llorar, reír y estremecerte, maldecir y bendecir. En fin, es un mundo en el que todo lo que haces tiene sentido.

Ahora, tomemos nuestras plumas, extendamos el pergamino y tracemos unas pocas ideas que hay alguien que está esperando lo que tienes que contar.


H.J. Pilgrim

Comentarios

Entradas populares